Prevención.

La gingivitis, a la larga, puede degenerar en enfermedades peores que se manifiestan por una pérdida progresiva del hueso y de la encía haciendo que los dientes queden descarnados hasta que finalmente se mueven y se caen.

Esto es evitable realizando periódicamente limpiezas de boca con ultrasonidos, topicaciones de fluor y enseñanza de técnicas correctas de higiene con controles de placa.

Tener las encías inflamadas, enrojecidas, hipersensibles y sangrantes supone un pronóstico negativo para el futuro de tus dientes. Si presentas alguno de estos síntomas acude a revisión lo antes posible.